El superávil de 2019 se destina a servicios sociales  ante el covid 19

 

  • El decreto de la alcaldesa dota de crédito para la contratación de personal destinado a servicios sociales con el fin de atender el aumento de prestaciones y servicios provocados por la Covid-19

  • Además, incrementa su aportación en los convenios con Cruz Roja y Cáritas para este 2020 con el objetivo de que puedan ayudar a las familias burrianenses en esta crisis

  • También se suplementa la partida de ayudas de emergencia en 300.000€ que duplican los 300.000 iniciales de los que ya se han gastado dos tercios

El Ayuntamiento de Burriana destina parte del superávit presupuestario de 2019 a financiar gastos de servicios sociales y promoción social derivados de la crisis sanitaria, económica y social provocada por la pandemia de la Covid-19, según el decreto firmado por la alcaldesa de Borriana, Maria Josep Safont, que será convalidado en el primer Pleno municipal que celebre la corporación.

Maria Josep Safont lo ha anunciado esta mañana, al tiempo que ha explicado que se ha efectuado una modificación de créditos que asciende a un total de 374.419 euros, mediante suplementos y créditos extraordinarios en el Presupuesto Municipal de 2020, para adoptar medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente a la Covid-19. Las medidas han sido tomadas en tres sentidos: incrementar las subvenciones a entidades, suplementar ayudas de emergencia para personas vulnerables y contratar personal destinado a servicios sociales.

El total de la modificación presupuestaria, ha precisado la alcaldesa, “se financia con el 20 % del remanente de tesorería que el Estado nos permite utilizar para servicios sociales y promoción social, según el RDL 8/2020”. Es decir, “unos 711.000 euros, que estamos utilizando según las necesidades”.

Concretamente, en esta ocasión, se incrementa la aportación del consistorio en los convenios con Cruz Roja y Cáritas para este año, con el objetivo de que puedan ayudar a las familias burrianenses en esta difícil situación.

Safont ha puesto en valor “la labor y el compromiso” de las dos entidades en la ciudad y su “inestimable” trabajo con personas en riesgo de exclusión social del municipio, y ha indicado que su colaboración para mitigar la crisis resulta “indispensable y esencial”.

Así, a la vista de la crecientes necesidades que están atendiendo, consecuencia igualmente de la pandemia que se vive por la Covid-19, el convenio con Cruz Roja que implicaba una aportación del Ayuntamiento de 13.000 euros, se aumenta en 23.000 euros más, mientras que el acuerdo con Cáritas de también 13.000 euros, duplica la cantidad con 13.000 euros más.

Para Maria Josep Safont, “esta crisis ha provocado que personas que nunca habían pensado que tendrían que solicitar ayuda para comer, lo tengan que hacer, y se está dando respuesta a todas las familias”. Por ello, ha manifestado, con el decreto también “suplementamos con 300.000 euros la partida de ayudas de emergencia que efectúa directamente el consistorio para atender a personas vulnerables, cifra que duplica los 300.000 iniciales de los que se han gastado ya dos tercios”.

Además, la resolución de alcaldía incluye un crédito extraordinario que se eleva a 38.419,58 euros, para la contratación de personal destinado a servicios sociales, un/a trabajador/a social y un/a auxiliar administrativo/a, con el fin de atender el incremento de tareas que debe tramitar el área de servicios sociales por el aumento de prestaciones y servicios a causa de la Covid-19.

La alcaldesa ha recordado que, con anterioridad, el Ayuntamiento ya había realizado otra modificación de crédito, financiada asimismo con el 20% del remanente de tesorería disponible que el Estado permite utilizar para comprar material de protección sanitario (EPI).

 

retraso del cobro de tasas municipales por el covid19

El Ayuntamiento de Burriana ha decidido modificar el calendario del contribuyente para este ejercicio con el fin de retrasar el periodo voluntario de pago de los principales impuestos municipales, con el objetivo de reducir la presión fiscal a las familias mientras se afronta la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus.

Según ha explicado la alcaldesa de Borriana, Maria Josep Safont, esta decisión de retrasar y flexibilizar los plazos de pago forma parte del paquete de medidas fiscales y económicas que el equipo de gobierno está llevando a cabo, con el objetivo de “aliviar la carga económica que pueden tener los hogares del municipio tras el parón de la actividad económica derivada del estado de alarma”.

Cabe recordar que una de las primeras medidas adoptadas por el equipo municipal de gobierno fue dejar sin efecto los periodos de pago de tributos en voluntaria así como los cargos domiciliados, y paralizar el reparto inmediato de recibos del primer padrón que empezaba justamente el mismo día que el confinamiento, el 16 de marzo, hasta el 5 junio, y que los notificadores ya tenían preparado para repartir.

También se acordó pagar inmediatamente las facturas que llegan de los proveedores, sin esperar los 30 días de tramitación, para inyectar liquidez a los autónomos y pymes, así como las Prestaciones Económicas Individuales que se tramitan en Servicios Sociales y que en mes y medio ya se han abonado por un valor de más de 2 millones de euros.

Igualmente, decidió suspender la tramitación de todas las remesas de cobro de tributos y retrasarlas, al menos 2 meses, para no saturar al contribuyente en un momento de confinamiento.

Con ese propósito se ha retrasado el plazo de los nuevos periodos de cobro de padrones en voluntaria. De esa manera, los cargos domiciliados se pasarían cada 2 meses, y para los recibos no domiciliados se permitiría flexibilizar el pago dentro del periodo, en caso de necesidad y, por supuesto, sin pagar intereses. La propuesta es mantener el primer periodo de dos meses y medio, hasta agosto, acabando el segundo período en el último mes del año.

Concretamente, el primer padrón estaría abierto del 25 de mayo a 5 de agosto, con cargos el 27 mayo y 27 julio correspondientes al Impuesto de Vehículos, Tasa de Gestión de Residuos y la Tasa de Vado.

Además de estas medidas de apoyo a las economías familiares, Safont ha recordado que el Ayuntamiento también ha tomado otra serie de acciones de apoyo a las empresas como “la exención del cobro de la tasa de terrazas de bares y restaurantes por ocupación de vía pública”, o reducir proporcionalmente las tasas y cánones al periodo no utilizado de servicios municipales deportivos, del Centro de artes, de mercados, del bus de la UJI o por edificios municipales.

El retraso de más de dos meses en el cobro de tributos, ha manifestado la alcaldesa, no comporta ninguna aportación económica del consistorio, pero “sí que favorece a la gente trabajadora, pymes y autónomos en momentos de confinamiento. Debido a que la mayoría de las actividades económicas están paradas, aunque sea perjudicial para el Ayuntamiento porque provoca un problema de tesorería”.

El Ayuntamiento porpone exención de tasas de terrazas a bares y restaurantes ante el covid-19

El equipo municipal de gobierno ha planteado hoy en la Junta de Portavoces modificar la ordenanza de Tributos para dejar exentas del pago de las tasas de ocupación de vía pública a las terrazas de bares y restaurantes durante todo 2020, según ha indicado la concejala de Hacienda, Cristina Rius.

Esta propuesta es una medida más de las adoptadas por el gobierno municipal en el ámbito económico, dirigidas a autónomos, comercios y pequeñas empresas locales para contribuir a la reducción del impacto económico en su actividad, provocada por la emergencia sanitaria del Covid19.

Rius ha señalado que la iniciativa se ha trasladado ya al personal técnico para iniciar la modificación de la ordenanza y, una vez redactada, será trasladada al Pleno municipal para su aprobación.

Asimismo, ha precisado que en vistas de la aprobación de la desescalada del confinamiento en cuatro fases, en las que se incluye la apertura gradual de bares y restaurantes, se ha planteado que esta propuesta puede contribuir a que la vuelta a la actividad, después de la crisis sanitaria, sea lo menos dura posible para autónomos, pequeñas y medianas empresas, y comercios”.

Por último, la responsable de Hacienda ha manifestado que la previsión presupuestaria de ingresos del consistorio en tasas por ocupación de vía pública de terrazas y restaurantes este año sería de alrededor de 120.000 euros, cantidad que se vería incrementada ante la probabilidad de que aumentasen las solicitudes de terrazas y que si, finalmente no se cobran, “será la merma que tendrá la nueva medida en los ingresos municipales para este año”.

El Ayuntamiento paga más de 2 millones de euros a empresas y proveedores  en menos de un mes

Durante el confinamiento por la crisis del Covid-19, el equipo de Gobierno municipal ha aprobado y transferido el pago de facturas a proveedores, algunos de compras y servicios públicos, por un importe que asciende a 2.084.884 euros, y dirigidos a pequeñas y medianas empresas, autónomos y personas que necesitan urgentemente ayudas sociales.

Según ha explicado la concejala de Hacienda, Cristina Rius, se han abonado los más de 2 millones de euros, en la segunda quincena de marzo y la primera de abril, porque se está “siendo diligente con la tramitación de las facturas para no demorar el pago a proveedores” con el objetivo de “inyectar liquidez a los autónomos, pequeñas y medianas empresas y a las personas vulnerables y aliviar, en la medida de lo posible, su difícil situación”.

Así, ha asegurado Rius, actualmente, los autónomos y empresas que trabajan para el Consistorio están cobrando en “una media de 10 días”, consolidando la reducción del período medio de pago a proveedores, “incluso en la actual crisis sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus”.

Precisamente, ha aclarado la regidora del área de Hacienda, “en estos días de confinamiento, ahora más que nunca, se están tramitando más rápidamente las facturas de proveedores para que obtengan pronto liquidez y puedan hacer frente a sus gastos”.

Del mismo modo, el Ayuntamiento “agiliza las transferencias a las personas y familias más vulnerables o que están en un momento puntual de necesidad de ayudas sociales para suministros básicos y de alimentación. Resolviendo de esta manera dos decretos de ayudas semanales a fin de reducir al mínimo los tiempos de espera para el cobro de las ayudas”, ha puntualizado.

Al respecto, ha insistido Rius, el Gobierno Municipal de Borriana “no va a escatimar en recursos dirigidos a las personas que necesitan ayuda para superar este periodo de crisis sanitaria” y, si es preciso, “contrataremos las operaciones de crédito que sean necesarias para poder pagar puntualmente, entre otros gastos, las ayudas sociales y las facturas de autónomos y empresas”, ha hecho hincapié.

Rius ha destacado que el personal municipal, desde casa, con el teletrabajo “continúa su cometido en la tramitación de las facturas y las prestaciones básicas de alimentación, entre otras tareas”, con el fin de que el Consistorio incida en “la línea de pronto pago” y, de esta forma, “contribuir a aliviar los efectos de la crisis económica y social provocada por la emergencia sanitaria del Covid-19”.

De esta forma, ha manifestado la responsable municipal de Hacienda, “el Consistorio promueve que los sectores económicos locales puedan cobrar los servicios prestados en tiempo y forma, y contribuye a que los autónomos y las pequeñas y medianas empresas que trabajan para el consistorio tengan liquidez en esta difícil situación”.

Se consolida el pago a proveedores en el primer trimestre de 2020

El equipo de Gobierno municipal ha consolidado la reducción del período medio de pago a proveedores, incluso en la actual crisis sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus, y ha aprobado en la segunda quincena de marzo el abono de dos relaciones de facturas de compras y servicios públicos que ascienden a casi 1 millón de euros.

Según ha asegurado la concejala de Hacienda, Cristina Rius, estas facturas del primer trimestre “se han tramitado, como siempre, con la mayor diligencia para poder pagarlas dentro del periodo legal que nos marca la Ley de Morosidad, por debajo de los 30 días después de registrar la factura”, dentro de la hoja de ruta en la gestión económica del Consistorio “para reducir los periodos de pago a proveedores”, que, en el último trimestre de 2019 “se sitúo en una media de 10,07 días”.

Desde casa con el teletrabajo, ha precisado Rius, el personal municipal “no ha cesado en su cometido de tramitar las facturas y las prestaciones básicas de alimentación, entre otras tareas”, con el fin de que el Consistorio continúe en “la misma línea de pronto pago y, de esta forma, contribuir a aliviar los efectos de la crisis económica y social provocada por la emergencia sanitaria del COVID 19”.

De esta forma, ha manifestado la responsable municipal de Hacienda, “el Consistorio promueve que los sectores económicos locales puedan cobrar los servicios prestados en tiempo y forma, y contribuye a que los autónomos y las pequeñas y medianas empresas que trabajan para el consistorio tengan liquidez en esta difícil situación”.

El Ayuntamiento suspende el cobro de tributos

El Ayuntamiento de Borriana ha adoptado una serie de medidas extraordinarias en materia de ingresos municipales, mediante una resolución de Alcaldía, como consecuencia de la situación derivada del estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, según ha anunciado hoy la alcaldesa de Borriana, Maria Josep Safont.

Así, el Consistorio ha determinado suspender el cobro de remesas de las tasas correspondientes a servicios o actividades que actualmente se encuentran suspendidos, prohibidos o afectados, como son las relativas a servicios deportivos, mercado exterior y de la Mar, tasas de ocupación de dominio público con terrazas, tasas BUS UJI y tasas del Centre de les Arts Rafael Martí de Viciana.

También ha resuelto dejar sin efecto el período de cobro de los padrones del Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) y Tasas Urbanas del ejercicio 2020, cuyo período de cobro se fijaba del 16 al marzo a 5 de junio.

Asimismo, ha establecido suspender la emisión de remesas de altas de tributos a través de liquidaciones de ingreso directo en una entidad colaboradora, es decir, las altas de IBI, del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (plusvalía) y del Impuesto de Actividades Económicas (IAE).

Al respecto, Safont ha precisado que·dependiendo de la evolución y las circunstancias”, se adoptarán nuevas resoluciones sobre el levantamiento de las suspensiones adoptadas y se fijarán “nuevos períodos de cobro de los padrones del IVTM y Tasas Urbanas del ejercicio 2020, así como del resto de tributos devengados y que deban ser objeto de liquidación y exigencia de pago”.

La alcaldesa ha manifestado que el Ayuntamiento pretende “ayudar a toda la ciudadanía de Borriana, en todo lo que esté a nuestro alcance, para garantizar junto a todas las instituciones la mejor respuesta a la crisis desatada por el COVID-19”.

Estas medidas se suman a otras ya adoptadas en anteriores días como el cierre de las instalaciones, servicios y centros municipales, de los mercados exteriores del martes y de la Mar, el cierre de la atención al público presencial, la suspensión del pago del aparcamiento regulado en la zona ORA en todo el municipio, o el cierre de las instalaciones el cementerio a las visitas, excepto para los servicios estrictamente necesarios como los entierros, durante el periodo en el que se prolongue el estado de alarma decretado por el Gobierno.

Finalmente, ha querido agradecer a la ciudadanía de Borriana “el sentido de la responsabilidad y del civismo que están demostrando en un momento crítico cumpliendo las restricciones”. También ha mostrado su gratitud a “las numerosas entidades sociales y asociaciones, a comercios y empresas, y a las personas particulares de la localidad, que han ofrecido su predisposición y medios para colaborar ante esta situación”.

Más de 140.000 euros es el coste fiscal estimado de las exenciones y bonificaciones en este primer período de 2020 de los padrones fiscales de tributos municipales, concretamente de la tasa por gestión de residuos en concepto de suministros básicos energéticos, del impuesto sobre vehículos y por las domiciliaciones tributarias.

Según ha explicado la concejala de Hacienda, Cristina Rius, en la tasa por gestión de residuos se han aplicado 123 exenciones a las personas beneficiarias de prestaciones económicas individuales de emergencia social en concepto de pobreza energética, con un coste fiscal estimado de 13.407 euros. Además, se han aplicado los beneficios fiscales a un total de 99 personas jubiladas o pensionistas, con un coste de 5.395,50 euros.

Dentro del padrón del impuesto de vehículos 2020, también se aplican bonificaciones a un total de 1.101 vehículos con un coste fiscal de 91.113 euros, entre ellas, Rius ha destacado los nuevos beneficios fiscales para incentivar la compra de vehículos ecológicos.

En este apartado también se han beneficiado a 516 vehículos en concepto de discapacidad, y a 148 por ser de carácter agrícola, así como a 264 vehículos en concepto de antiguos.

Paralelamente, tanto para las tasas urbanas como el impuesto de vehículos cuentan con bonificación del 1 % por domiciliación bancaria, que para el presente periodo supone un coste fiscal que se eleva a un total de 30.872,69 euros.

Ese total corresponde a 11.041 domiciliaciones bancarias del impuesto de vehículos, con un porcentaje de domiciliación del 46 por ciento, y otras 17.087 domiciliaciones de tasas por gestión de residuos de las que se supera el 65%.

Calendario del contribuyente

Cabe recordar que este mes de marzo comienza el calendario de pago de estos tributos municipales para el ejercicio 2020 en Burriana. De esta forma, del 16 de marzo al 5 de junio, se podrán abonar las tasas urbanas de gestión de residuos y vados y el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica.

Dentro del citado periodo de pago en voluntario, las personas podrán efectuar los abonos todos los días hábiles en cualquiera de las oficinas de las entidades colaboradoras: Caja Rural San José de Burriana, Caixabanc-La Caixa, BBVA y Banco Sabadell.

Previamente, se deberá presentar en dichas entidades colaboradoras el documento de pago expedido por el Ayuntamiento de Burriana, que será remitido al domicilio del contribuyente, sin que el envío suponga notificación de la liquidación, o podrá ser recogido en el Servicio Municipal de Recaudación, ubicado en la planta baja del Ayuntamiento.

Para los recibos domiciliados, dentro del período indicado el Ayuntamiento efectuará dos cargos del 50 % de la cuota, el primer cargo previsto para las tasas urbanas de gestión de residuos y vados y para el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica será el 25 marzo y el segundo cargo el 25 mayo, aplicándose en el segundo una bonificación del 1 % por domiciliación.

Transcurrido el plazo del periodo voluntario indicado sin haber hecho efectivo el pago, se iniciará el procedimiento de apremio, incrementándose la deuda con el recargo, intereses de demora, costas y gastos que se originen.

El próximo mes de marzo comienza el calendario de pago en dos periodos voluntarios de los tributos municipales del contribuyente para el ejercicio 2020 en Burriana.

De esta forma, en el primer período, del 16 de marzo al 5 de junio, se podrán abonar las tasas urbanas de gestión de residuos y vados y el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, mientras que para el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), Urbana y Rústica, y el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), el periodo de pago será del 15 de julio al 5 de octubre.

Dentro de los citados periodos de pago en voluntaria, las personas podrán efectuar los abonos todos los días hábiles en cualquiera de las oficinas de las entidades colaboradoras: Caja Rural San José de Burriana, Caixabanc-La Caixa, BBVA y Banco Sabadell.

Previamente, se deberá presentar en dichas entidades colaboradoras el documento de pago expedido por el Ayuntamiento de Burriana, que será remitido al domicilio del contribuyente, sin que el envío suponga notificación de la liquidación, o podrá ser recogido en el Servicio Municipal de Recaudación, ubicado en la planta baja del Ayuntamiento.

Para los recibos domiciliados, dentro del período indicado el Ayuntamiento efectuará dos cargos del 50 % de la cuota, el primer cargo previsto para las tasas urbanas de gestión de residuos y vados y para el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica será el 25 marzo y el segundo cargo el 25 mayo, aplicándose en el segundo una bonificación del 1 % por domiciliación.

Igualmente, para el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), Urbana y Rústica y el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) el Ayuntamiento también efectuará dos cargos del 50 % de la cuota, el primer cargo será el 27 julio y el segundo el 25 septiembre.

Transcurridos los plazos en los periodos voluntarios indicados sin haber hecho efectivo el pago, se iniciará el procedimiento de apremio, incrementándose la deuda con el recargo, intereses de demora, costas y gastos que se originen.