La Concejalía de Medio Ambiente junto con el Agrupament Escolta Borriana (AEB) organizan la primera jornada de concienciación ambiental en Borriana con el objetivo de acercar a los vecinos y a las vecinas del municipio los problemas climáticos, ambientales y de consumo que está sufriendo la sociedad y pueden afectar a largo plazo al territorio.

La charla titulada ‘Qué pasa y qué podemos hacer en Borriana’ se celebrará el próximo sábado 22 de febrero a las 11.30 horas, con una mesa redonda en el Auditorio Juan Varea (c/ d’Ausiàs March, 12). En ella participarán diferentes expertos en la problemática que explicarán, a través de una dinámica de participación con el público asistente, de qué manera está afectando esta situación medioambiental a Borriana, y cómo los vecinos de la ciudad pueden, con pequeñas acciones, reducir el impacto negativo en el medio.

La mesa redonda estará formada por Sara Herrero, licenciada en Ciencias Ambientales, especializada en la gestión de ecosistemas litorales y responsable del voluntariado de la Fundación Limne, dedicada a promover la participación ciudadana en la conservación y mejora de los ecosistemas acuáticos.

También contará con el doctor en biología, Josep Joan Vicent Rubert, que ha trabajado en el ámbito de la ecología marina, el impacto ambiental en el medio marino, declaración y gestión de los parajes naturales y mejora de los ecosistemas acuáticos, y con Marina Melià, técnica ambiental del Ayuntamiento de Borriana y educadora ambiental, con la experiencia en el extranjero como profesora de ciencias.

El geógrafo burrianense, Jose Ramón Navarro, será el moderador de la mesa y quien introducirá a los asistentes en el contexto actual que vive Borriana, al mismo tiempo, será quien lanzará los principales argumentos que estructurarán el debate.

Además, tienen prevista su asistencia al acto el concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Bruno Arnandis, y la concejala de Juventud, Lluïsa Monferrer.

Safont encabera reunión  con el servicio provincial de Costas

Una amplia delegación municipal encabezada por la alcaldesa Maria Josep Safont se han reunido a mediodía de hoy en Castellón con el jefe del servicio provincial de Costas del Ministerio, Fernando Pérez Burgos, y técnicos de dicho departamento, para reivindicar de nuevo que se acometan “cuanto antes, las medidas oportunas para la protección del litoral de Borriana.

Safont ha acudido a la reunión con parte del equipo de gobierno, con representantes de la Federación de vecinos y vecinas del Mar de Burriana que incluye la Serratella, el Grao, el Puerto, Santa Bàrbara y Les Terrases, así como de los partidos de la oposición municipal, del PP y de Vox, invitados a acudir en grupo a dicho encuentro por la alcaldesa en el pasado pleno municipal del 6 de febrero.

Con el debate abierto a nivel estatal que la borrasca Gloria ha puesto sobre la mesa, y con propuestas de modificación de muchos de los proyectos de regeneración y protección del litoral de España ya aprobados, la alcaldesa tras la reunión ha mostrado cierto grado de satisfacción por el compromiso del Servicio provincial de Costas de que el proyecto de protección del litoral de Burriana “se mantiene intacto salvo escasas variaciones”, y tras asegurar que en ningún momento “se paralizará”.

Safont ha manifestado que los daños y desperfectos ocasionados en el litoral del municipio por el temporal Gloria “se podrían haber evitado, o al menos minimizado con los espigones y el resto de actuaciones de protección de la costa que desde hace años estamos esperando por parte del Ministerio y que están incluidos en la Estrategia”.

Así, ha reclamado, “una vez más”, que el gobierno Central acometa las obras prometidas al municipio desde hace años “todavía sin ejecutar”, y cuyos “reiterados incumplimientos” obligan a actuar al Consistorio “cada vez con mayor frecuencia con cada nuevo temporal”, lo que supone “asumir numerosas obras de emergencia para paliar los graves destrozos a las playas, paseos y otras zonas marítimas causados por las borrascas”.

La delegación municipal ha exigido al unísono una vez más al Ministerio de Fomento que acometa, “de una vez por todas, las actuaciones y proyectos prometidos de regeneración y protección del litoral de Borriana”. Más concretamente, las obras pendientes requeridas son la construcción de cuatro los espigones, la protección de las ‘golas’, el refuerzo de varios muros en la costa norte y las obras en Sarratella.

Todas ellas, según ha asegurado la alcaldesa, previstas en la Estrategia de actuación del tramo de costa comprendido entre el puerto de Castelló y el puerto de Sagunto (Castelló sur)'.

De los cuatro espigones proyectados, ha matizado, “dos están calificados como prioritarios en la propia estrategia de actuación”, y desde el equipo de gobierno municipal “los consideramos urgentes y por eso continuaremos exigiendo su cumplimiento y estamos dispuestos a abanderar cualquier otra medida reivindicativa.

Cabe recordar que el paso de este temporal Gloria afectó básicamente la línea marítima de la capital de la Plana Baixa y dejó unas pérdidas que la alcaldesa cifró en una valoración inicial de los técnicos en casi 3 millones de euros , a pesar de lo cual, el ejecutivo municipal, “confía que las playas estén en un estado óptimo antes de las fiestas de Semana Santa y Pascua.

Los principales daños, ha indicado Safont se han producido en las zonas de Sarratella y de las Terrazas, pero también se han visto afectadas las playas, el paseo marítimo, muros de protección, viales y viviendas pero, sin duda, ha asegurado, donde más habrá que invertir es en los daños estructurales y en los rompeolas.

Y, precisamente, es la valoración inicial con las diversas afecciones lo que ya se envió a la Delegación de Gobierno para que se incluyeran las ayudas que se otorgarán por la declaración de emergencia, y también se solicitarán las ayudas de la Generalitat, ha subrayado la alcaldesa.

En la reunión, de hoy también se han planteado otras demandas del municipio sin respuesta, como la reiterada desde hace años de la construcción de una pasarela fija en el Clot de la Mare de Déu, y que desde el equipo municipal de gobierno “planteamos el pasado año, con hasta 5 propuestas con proyectos técnicos y soluciones”.


Aprobados los presupuestos 2020 del Consorci del Millars

La Junta de Gobierno del Consorcio Gestor del Paisaje Protegido de la Desembocadura del Millars, presidida por la alcaldesa Maria Josep Safont y celebrada hoy en Borriana, ha aprobado las cuentas para 2020, que se elevarán a 270.000 euros.

Un importe, según ha explicado Safont, que equivale a la suma de las aportaciones de 90.000 euros por parte de la Diputació de Castelló y de los 60.000 euros  que destinan cada uno de los municipios que conforman el consorcio: Almassora, Borriana y Vila-real.

El presupuesto, ha precisado la alcaldesa y presidenta del Consorcio del Riu Millars, permitirá actuar en materia de gestión, porque el objetivo de los fondos “es la vigilancia de los usos y la protección del paraje a través del mantenimiento y el control del entorno, en definitiva, velar por la aplicación del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG)”.

En la reunión del Consorcio, además, se han establecido y acordado otros puntos, como la aprobación del pliego técnico y administrativo para la contratación del servicio de vigilancia y mantenimiento del paisaje, así como el inicio del expediente con una base de licitación de 184.000 euros y que como novedad incluye la contratación de una persona más para los trabajos.

También se ha acordado en la reunión de la Junta la elaboración de los pliegos para la adjudicación para la eliminación de la especie invasora del cañar en varias zonas del paisaje protegido del río y al que se destinarán alrededor de 60.000 euros.

Concretamente, ha indicado Safont, se trata de la retirada de las cañas mediante el desbroce de su parte aérea y posterior tratamiento químico para recuperar las zonas donde se está perdiendo la calidad ecológica y ambiental.

Trabajos que se van a centrar en las proximidades de la ermita de Santa Quitèria y en las lagunas del termino municipal de Almassora, en el Molí Paquero en el termino municipal de Vila-real y en el Pas de la Pila en el término municipal de Borriana.

De esta forma, ha explicado la primera edil, “se devolverá a la zona de actuación su estado original, con lo que mejorará su ecosistema y se propiciarán los procesos de nidificación de las aves y el uso poblacional de la misma”.

Las actuaciones previstas en la propuesta, según la alcaldesa de Borriana, tienen un doble objetivo: “preservar y mejorar la calidad ecológica y ambiental de la zona húmeda, donde se encuentra una gran variedad de poblaciones faunísticas y comunidades vegetales de gran interés.

El Consorcio del Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Millars está gestionado por los Ayuntamientos de Almassora, Borriana, Vila-real, la Diputació de Castelló y la Generalidad Valenciana.

A la reunión ordinaria de la Junta de Gobierno del Consorci del Millars ha asistido también el alcalde de Vila-real, José Benlloch, y representantes municipales de los tres municipios, de la Diputació y de la Generalitat.

Comienzan las tareas de preservación y mejora del Clot

El concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Bruno Arnandis, ha anunciado que el próximo 27 de enero comienzan las actuaciones del plan de preservación y mejora del Clot de la Mare de Déu. Se trata de actuaciones de restauración y mejora de la vegetación de ribera incluidas en el Plan Hidrológico del Júcar.

Los trabajos previstos consistirán en la restauración y mejora de la vegetación de ribera mediante la eliminación de especies invasoras, principalmente la caña americana (arundo donax), en varias zonas de la ribera y la repoblación de especies autóctonas.

Arnandis ha explicado que se trata de un plan puntual en dos fases y cuya primera se alargará durante, aproximadamente, dos meses que conllevará el cierre del acceso a algunas zonas del Paraje Natural en determinados días por motivos de seguridad.

En dicho plan participan la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), el Ayuntamiento, la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica y la fundación Limne que gestiona y coordina todas las actuaciones y tiene convenios con la CHJ para la custodia de zonas húmedas.

La primera fase desarrollada por la Confederación Hidrográfica del Júcar, consistirá en la eliminación de la caña de unas tres hectáreas de la ribera del Clot, que corresponden al Dominio Público Hidráulico (DPH), mediante el desbroce de su parte aérea y extracción de rizoma. Cuyos trabajos se desarrollarán en dos meses, puesto que en la actualidad existe presencia de masas de caña común, y otras invasoras, que empobrecen la diversidad de la vegetación de ribera.

El objetivo de este trabajo, ha señalado Arnandis, es “recuperar las zonas donde se está perdiendo la calidad ecológica ambiental, por lo que también se eliminarán especies alóctonas invasoras y árboles muertos, principalmente olmos afectados por la grafiosis, una enfermedad que esta asolando las olmedas de toda Europa desde los años 80, tal como indican dos informes técnicos, uno de ferrovial y otro de una asistencia externa.

Al respecto, el regidor ha destacado que el acondicionamiento hidrológico-ambiental de los cauces es una de las tareas “más costosas” de las encomendadas en la Ley de aguas de las Confederaciones Hidrográficas.

Posteriormente, el Ayuntamiento por su parte, ha precisado Arnandis, se encargará de la segunda fase, de la plantación con especies autóctonas y del control de rebrote de invasoras. Concretamente, del mantenimiento y de la repoblación de la zona con especies autóctonas propias de la ribera y provenientes de la cuenca mediterránea.

Estos trabajos de repoblación estarán cofinanciados en un 50 por ciento a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) en el marco del Programa Operativo Plurirregional de España, en la estrategia EDUSI.

Según han determinado, se ha calculado inicialmente una operación de repoblación del entorno valorada en 80.000 euros en diferentes fases, y se ha estimado un coste de, aproximadamente, 30.000 euros para este año destinados a los trabajos de repoblación de las zonas en las que se arranque la caña.

Respecto a las plantas autóctonas con las que se repoblará la zona, Arnandis ha indicado que son proporcionadas por el Centro para la Investigación y Experimentación Forestal (CIEF) de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica.

El responsable municipal del área ha manifestado que las actuaciones previstas tienen un doble objetivo: “preservar y mejorar la calidad ecológica y ambiental de la zona húmeda, donde se encuentra una gran variedad de poblaciones faunísticas y comunidades vegetales de gran interés y adecuar las zonas al uso poblacional”.

Finalmente, Arnandis ha agradecido a todas las partes su implicación en este plan puntual y en especial a la CHJ. Asimismo, ha recordado que el domingo 2 de febrero se celebra el Día Mundial de los Humedales, cuyo lema este año, ‘Humedales y Biodiversidad’, resulta “muy adecuado y en sintonía con esta actuación que consiste en recuperar la biodiversidad original de la ribera, sustituyendo a las especies oportunistas invasoras, puesto que la vegetación original mantiene una estructura variada que no la dan las oportunistas como el Arundo”.

Primer punto de recarga para vehículos eléctricos

El Ayuntamiento de Borriana está instalando el primer punto de recarga semirrápida de titularidad municipal para vehículos eléctricos, que inicialmente será gratuito para la ciudadanía y estará ubicado en la plaça de la Fira, según ha adelantado el concejal de Urbanismo y Sostenibilidad Medioambiental, Bruno Arnandis.

Esta iniciativa municipal, ha explicado, cuenta con un coste de 14.525 euros y está subvencionada al 80 por ciento, es decir con 11.620 euros, por la Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, a través del Institut Valencià de Competitivitat Empresarial (IVACE).

Arnandis ha indicado que la evolución hacia una movilidad sostenible es uno de los ejes prioritarios del equipo de gobierno y eso incluye el fomento de la movilidad eléctrica, por lo que el Ayuntamiento se prepara para ofrecer y facilitar a las personas la recarga de vehículos eléctricos en vía pública con el objetivo de apoyar al transporte “más limpio y eficiente”.

Además considera que esta infraestructura de recarga inteligente e interoperable, ayudará a “mejorar la economía local y fomentar el turismo, poniendo a Burriana en el mapa de los conductores de vehículos eléctricos”.

En ese sentido, ha señalado Arnandis, al ser un punto de recarga instalado en la vía pública, será posible su utilización por parte de cualquier ciudadano o ciudadana libremente. Además, este primer punto de recarga municipal semirrápida de hasta 22 kilovatios, permitirá recargar un coche en dos horas (con una hora se pueden recorrer 50 km.) y se podrán cargar dos vehículos al mismo tiempo.

Respecto a las características de la infraestructura de recarga, el regidor de Sostenibilidad Medioambiental ha concretado que dispondrá de un sistema de pago integrado físico (TPV) o telemático incorporado en la gestión de usuarios, que se podrá desbloquear por cualquier persona usuaria de vehículo eléctrico, sin intervención de terceras personas y sin necesidad de estar dado de alta previamente en ningún servicio, “aunque inicialmente estará desactivado”.

Para Bruno Arnandis la apuesta por el coche eléctrico significa, “apostar por el presente, por la responsabilidad, por la movilidad sostenible y por el compromiso con el medio ambiente”, asimismo, ha asegurado que la apuesta por el vehículo eléctrico y la movilidad sostenible representa “un desafío extraordinario a todos los niveles que no podemos ni queremos eludir.”

En el reto hacia la movilidad sostenible, ha matizado, el gobierno local debe sentar las bases para que el territorio “dé respaldo y cobertura a las necesidades que pueda plantear la movilidad urbana con criterios de sostenibilidad” y, al mismo tiempo, ha argumentado que la ciudadanía “tiene que comprometerse con las nuevas alternativas que la tecnología ofrece al transporte urbano y a su impacto en la salud de las personas y en el cambio climático.

Cabe recordar que el vehículo eléctrico supone una reducción de más del 65% de las emisiones de gases de efecto invernadero respecto a los vehículos convencionales, pasando de los 114,4 gCO2/km de un vehículo convencional matriculado en 2016 a los 36,1 gCO2/km para un vehículo eléctrico.