Nuevas excavaciones en el yacimiento arqueológico de la villa romana de Sant Gregori
  • En las últimas semanas se han reiniciado los trabajos de excavación en los que se ha encontrado material de pesca y otras dependencias de la villa

 Los recientes trabajos de excavación en el yacimiento arqueológico de la villa romana de Sant Gregori ya han desvelado nuevas dependencias y materiales de pesca. La villa romana de Sant Gregori, situada a escasos 100 m de la línea de costa en Burriana, es ilustrativa de un modelo de villa marítima durante el Alto Imperio Romano.

Los últimos trabajos de excavación emprendidos durante estas semanas en las primeras acciones para la urbanización de Golf Sant Gregori suponen un impulso decisivo para consolidar la riqueza del patrimonio, la historia del municipio y ampliar el conocimiento sobre este importante yacimiento arqueológico.

El concejal de Patrimonio, Vicent Granel, junto con el arqueólogo municipal, José Manuel Melchor, realizaron una visita a los trabajos arqueológicos que se realizan durante estas semanas. Estos trabajos tienen por objeto “delimitar todo el perímetro del yacimiento y empezar los trabajos de integración, identificación de nuevas dependencias de la villa y el diseño del espacio donde se conservarán los principales restos descubiertos”.

Además, ambos han puesto de relieve que se trata de un yacimiento de la época romana “muy destacable por su cercanía al mar”, y con estas características inexistentes en otras áreas del territorio justifica “la necesidad de continuar con la investigación a través de la excavación arqueológica de este enclave”.

Como ha explicado el arqueólogo municipal, “debemos seguir descubriendo partes del yacimiento, para conocer la situación de una villa romana a escasos metros del mar, otra de las características únicas de este lugar, puesto que se considera que es la más próxima al mar de las conocidas en la costa mediterránea valenciana”.

Las nuevas excavaciones, ha asegurado el concejal, “ampliarán el conocimiento sobre la villa romana, tal y como la conocemos actualmente”, además de “conseguir ampliar la colección de piezas en el museo arqueológico”, lo que supone “un paso estratégico en la recuperación de nuestro patrimonio y nuestra historia”.

Precisamente, han sido las características especiales del yacimiento romano de Sant Gregori las que han centrado la atención en estos nuevos trabajos de excavaciones, y es que, como ha señalado el arqueólogo municipal, “permite seguir avanzando en el conocimiento del yacimiento y descubrir la enorme riqueza y posibilidades futuras en Sant Gregori”.

El Servei Arqueològic Municipal, dirigido por el arqueólogo José Manuel Melchor, es quien realiza el seguimiento y coordinación de todas las excavaciones realizadas en el yacimiento durante los últimos años, gracias a las cuales se han conocido datos importantes sobre la villa, como la ubicación de su fachada marítima, la existencia de unas termas y la recuperación de abundante pintura mural y restos cerámicos.

Después de 11 campañas de excavación arqueológica llevadas a cabo en el yacimiento entre 2008 y 2018, buena parte de ellas bajo la dirección del Área de Historia Antigua de la Universitat Jaume I, y contando con la colaboración de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia, ahora se delimitará todo el perímetro y la superficie con la que cuenta la villa romana.

Por su parte, el Museo Arqueológico Municipal de Burriana ha dedicado una nueva sala exclusivamente a exhibir los hallazgos recuperados en el yacimiento de Sant Gregori, con gran cantidad de piezas procedentes de sus excavaciones que nutren ya los fondos del Museo Arqueológico Municipal, entre ellos, figuran finos vasos de cristal y restos de mosaicos y de pinturas murales.

 

Inicio de las excavaciones para sacar a la luz restos d ela muralla en el jardí del Pla
  • El consistorio comenzó ayer las excavaciones en el Jardí del Pla que documentarán el trazado de la muralla musulmana

  • Tras los trabajos de la primera fase, el Ayuntamiento pretende poner en valor el espacio para que la ciudadanía pueda conocer una parte de la historia de la ciudad


El Ayuntamiento de Burriana ha puesto al descubierto un tramo de la muralla medieval en el Jardí del Pla que servirá para documentar nuevos tramos de la muralla de la ciudad que se conservan en el subsuelo, según ha declarado el concejal de Patrimonio, Vicent Granel, quien junto con el arqueólogo municipal, José Manuel Melchor, han estado supervisando las excavaciones que comenzaron ayer y donde, además, en los primeros controles de los rebajes de tierra se han localizado también estructuras de cimentación de edificios colindantes.

El arqueólogo municipal ha explicado que el inicio de las excavaciones se ha realizado en base a las evidencias documentadas en unos trabajos previos que se documentaron en los años 80 y que daban testimonio de la existencia en ese punto de unos restos arqueológicos de la muralla musulmana, “con unas características muy peculiares, con los muros en forma de U y que podían ser de gran interés arqueológico, pero que se habían tapado”.

Melchor ha indicado que a lo largo de este año “se acabará la primera fase de los trabajos de excavación y empezarán la segunda y tercera fase de puesta en valor para que quede visible, con garantías y seguridad y con paneles informativos”.

En este sentido ha destacado el interés por parte del Ayuntamiento por “la puesta en valor y conservación de algunos tramos de esta fortificación que ha motivado la ejecución de trabajos muy interesantes, si bien todavía quedan algunas por poner al descubierto”.

El arqueólogo municipal ha precisado que este punto del antiguo recinto amurallado “es distinto a todos los demás, tiene características peculiares, aparentemente es como un recodo en forma de U que tenemos que limpiar bien, documentar y así ayudará a entender el conjunto de la muralla”.

También ha señalado que como ya tenemos varios puntos arqueológicos interesantes como las dos torres visibles, la del Racó de la Abadía, en la que se puede contemplar su parte posterior o intramuros y la de la calle Sant Pasqual, donde se aprecia su aspecto exterior o extramuros, “podremos aprovechar este espacio y descubrirlo como un conjunto de interés turístico y cultural, para que la ciudadanía lo conozca y como punto de arranque y de referencia para que entiendan la muralla y su disposición”.

Por su parte, Vicent Granel, ha enmarcado esta actuación en el compromiso por parte del gobierno municipal por “la recuperación y la puesta en valor del patrimonio cultural e histórico, con la que estamos trabajando, que permitirá que la ciudadanía de Borriana siga redescubriendo y pueda disfrutar día a día del patrimonio y, en este caso, del poder arquitectónico de la muralla”.

La recuperación de este espacio arqueológico, ha concretado, será similar a las ventanas arqueológicas que extrajimos en Sant Blai, porque hemos podido comprobar el interés que ha suscitado en la ciudadanía por poder conocer la historia de su pueblo”.

Para Granel, es “importante” recuperar parte de nuestra historia a través de la muralla de Burriana y, también, “tener un espacio que puede ser muy característico y único que es esa forma de U, que se conoce pero no se ha visto todavía, que podemos materializar y que pueda quedar descubierta”.

Asimismo, el regidor de Patrimonio ha manifestado que Burriana es una ciudad de raíces musulmanas y “potenciamos el valor cultural y turístico de sus recintos amurallados”. En fases futuras, ha asegurado, “se seguirán descubriendo partes de las murallas, en concordancia con el proyecto que ya estamos materializando de señalizar todos los edificios arquitectónicos de interés y también las zonas de patrimonio histórico”.

 

Licitado la redacción del proyecto de rehabilitación del CMC La Mercé de Borriana
  • La intervención resolverá los problemas de filtraciones y humedades que afectan tanto al exterior de la infraestructura como a las dependencias de los servicios municipales
  • Es una actuación cofinanciada al 50 por ciento por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) en el marco del Programa operativo de crecimiento sostenible 2014-2020

 El Ayuntamiento de Burriana ha adjudicado a la empresa El Fabricante de Espheras por un importe de 51.727,50 euros el contrato para la redacción del proyecto básico de rehabilitación de la Casa de la Cultura la Mercé, así como el proyecto de ejecución de la primera fase de las obras definidas en dicho proyecto, según ha anunciado el concejal de Cultura y Patrimonio, Vicent Granel.

En la redacción del proyecto básico también se incluyen los estudios de seguridad y de gestión de residuos, así como la dirección de obra y de ejecución material, la programación y seguimiento del control de calidad, y la coordinación de seguridad y salud de las obras correspondientes a la primera fase.

Al respecto, el responsable municipal del área ha indicado que la empresa cuenta con un plazo 4 meses para presentar el proyecto, y ha destacado que se trata de un “paso firme y decisivo” en la rehabilitación y remozado del edificio cultural “más emblemático y más representativo de nuestra ciudad”.

Vicent Granel ha subrayado que esos trabajos de rehabilitación se convertirán en “una de las obras más trascendentales en relación al patrimonio del municipio”, incidiendo en que el inmueble “no es solo de los más utilizados, sino que, además, es el de mayor antigüedad”.

Las obras de rehabilitación, ha asegurado Granel, se realizarán en dos fases y en dos anualidades, y a su juicio supondrá una “intervención fundamental” para resolver los problemas de filtraciones y humedades que afectan tanto al exterior de la infraestructura como a las dependencias de los servicios municipales ubicados en sus instalaciones.

Para el regidor de Cultura y Patrimonio constituye una inversión que será “clave” para que la Casa de la Cultura “pueda estar en condiciones idóneas para su uso”. En ese sentido, la iniciativa incluye la rehabilitación de todas las fachadas de la Casa de la Cultura y de la zona trasera, que se techará para ganar espacio en el archivo y en la zona de restauración del museo arqueológico y del jardín arqueológico. También se reformará la Biblioteca y se actuará para evitar las filtraciones y humedades del inmueble.

La proyecto está cofinanciada al 50 por ciento por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) en el marco del Programa operativo de crecimiento sostenible 2014-2020 enmarcado en la estrategia EDUSI.

En relación a los fondos europeos, ha señalado la oportunidad de aprovechar dicha estrategia para “rehabilitar nuestro patrimonio y ensalzarlo, tanto para los vecinos y vecinas de nuestra ciudad, como para poner en valor nuestro patrimonio histórico y turístico, un importante motor económico a tener muy en cuenta”.

Por otro lado, ha recordado que se trata de un edificio que a lo largo de su existencia “ha pasado por muchos usos y ahora, con el cultural, debe contar con una rehabilitación necesaria para que siga siendo de utilidad para toda la ciudad”.

La Casa de la Cultura la Mercé fue inaugurada en abril del 1991, tras “un extraordinario proyecto de rehabilitación”, ha valorado el concejal de Cultura y Patrimonio, pero desde entonces el edificio “no ha contado con ninguna intervención importante para solucionar los problemas de sus instalaciones”, ha puntualizado.

Obras de restauración de la Torre del Mar
  • Una inversión de 3.563 euros ha conseguido eliminar todos los elementos que degradaban la edificación protegida


La Concejalía de Patrimonio ha llevado a cabo los trabajos de restauración de la Torre del Mar de Borriana para reparar los daños ocasionados por pintadas y actos vandálicos que el edificio había padecido en los últimos años, para mantener la edificación en buenas condiciones y garantizar su conservación.

El edil de Patrimonio, Vicent Granel, ha explicado que era necesario trabajar en la restauración de la torre, “símbolo histórico de la zona marítima y del Clot”, y no podía seguir con las pintadas, grafitis y desperfectos “a causa de los actos vandálicos sufridos".

Al respecto, ha manifestado la necesidad de “mantener en valor el patrimonio local”, y esto solo se conseguirá, a su juicio, “con el respeto que se merece y dejando los actos vandálicos a un lado".

Por su parte, la restauradora de la localidad, Rosa Serra, ha subrayado que "no se trata de grafitis artísticos, sino de actos vandálicos, ya que su factura y temática no ofrecen ningún valor y al ser este un monumento declarado como Bien de Interés Cultural, suponen una agresión y no tienen cabida en el lugar".

En esta ocasión la restauración efectuada es una pequeña intervención en el inmueble, dirigida a limpiar la piedra que le da forma y eliminar algunos desperfectos en sus muros. Para ello, se ha contratado la redacción del proyecto y restauración de la Torre del Mar por una cuantía de 3.563 euros, de los cuáles, la redacción del proyecto ha supuesto 726 euros, y las obras de restauración 2.837 euros.

Granel ha apuntado que el problema “más importante” que presentaba la torre era la existencia en la primera planta de una serie de grafitis situados en tres de los cuatro muros interiores de la torre, y también en la escalera de subida a la planta superior.

Otro de los aspectos de degradación del edificio eran los restos biológicos, excrementos de aves, diseminados por las paredes y en el antepecho de las ventanas. "Los cuales no solo provocan un daño estético, sino que suponen un problema de salubridad", ha precisado Granel. .

Por tanto, el objetivo fundamental de esta intervención, ha destacado el regidor de Patrimonio, ha sido “devolver a los interiores de la torre su aspecto anterior a las agresiones que se caracterizan por dificultar la legibilidad del conjunto y por suponer un deterioro considerable en el inmueble”.

Al mismo tiempo, ha insistido, se ha pretendido adecuar el interior mediante la limpieza, la consolidación y la reintegración puntual de los paramentos. Por último, dotar al lugar de las barreras físicas necesarias para evitar o minimizar, en la medida de lo posible, el daño en caso de futuras agresiones de aves y pintadas.

El criterio de intervención seguido ha sido el de conservación y mantenimiento, consistente en la reparación de pequeños daños ya producidos, como la limpieza de los paramentos, eliminación de elementos impropios, en este caso grafitis, y la consolidación y reintegración puntual de los morteros.

 

El Ayuntamiento licitará el proyecto de redacción de la rehabilitación de la Casa de Cultura La Mercé
  • Para Vicent Granel, supondrá una “intervención fundamental para resolver los problemas de filtraciones y humedades que afectan tanto al exterior de la infraestructura como a las dependencias de los servicios municipales”
  • Se trata de una actuación cofinanciada al 50 por ciento por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional en el marco del Programa operativo de crecimiento sostenible 2014-2020

La Junta Local de Gobierno del Ayuntamiento de Borriana ha aprobado sacar a licitación el contrato para la redacción del proyecto básico, de rehabilitación de la Casa de la Cultura la Mercé, así como el proyecto de ejecución de la primera fase de las obras definidas en dicho proyecto, por un importe base de 54.450 euros.

El concejal de Cultura y Patrimonio, Vicent Granel ha explicado que es un “paso firme y decisivo”, puesto que la próxima semana se publicará en las plataformas públicas de contratación, y ha añadido que se trata de un proyecto de rehabilitación “muy importante ya que implica el remozado del edificio cultural más significativo de nuestra ciudad”.

La rehabilitación del emblemático edificio, ha indicado Granel, supondrá una “intervención fundamental para resolver los problemas de filtraciones y humedades que afectan tanto al exterior de la infraestructura como a las dependencias de los servicios municipales, ubicados en sus instalaciones”, y constituye una inversión que será “clave” para que la Casa de la Cultura “pueda estar en condiciones idóneas para su uso”.

La iniciativa implica la rehabilitación de todas las fachadas de la Casa de la Cultura, y de la zona trasera, que se techará para ganar espacio en el archivo y en la zona de restauración del museo arqueológico y del jardín arqueológico, y la reforma de la Biblioteca y de las filtraciones y humedades del inmueble. Las obras se realizarán en dos fases en los dos próximos años.

En la redacción del proyecto básico también se incluye los estudios de seguridad y de gestión de residuos, así como la dirección de obra y de ejecución material, la programación y seguimiento del control de calidad, y la coordinación de seguridad y salud de las obras correspondientes a la primera fase. El plazo de redacción de proyectos y estudios asociados se ha  fijado en cuatro meses.

Se trata de una actuación cofinanciada al 50 por ciento por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional en el marco del Programa operativo de crecimiento sostenible 2014-2020 enmarcado en la estrategia EDUSI.

Al respecto, el responsable ha manifestado que es “el momento oportuno de aprovechar la estrategia EDUSI para rehabilitar nuestro patrimonio y ensalzarlo, tanto para los vecinos y vecinas de nuestra ciudad, como también, para poner en valor nuestro patrimonio histórico y turístico, un motor económico importante que no tenemos que dejar de lado”.

El edil ha subrayado que esos trabajos de rehabilitación se convertirán en “una de las obras más trascendentales en relación al patrimonio del municipio”, incidiendo en que el inmueble “no es solo de los más utilizados, sino que, además, es el de mayor antigüedad”. Además, ha recordado que se trata de un edificio que a lo largo de su existencia “ha pasado por muchos usos y ahora, con el cultural, debe contar con una rehabilitación necesaria para que siga siendo de utilidad para toda la ciudad”.

La Casa de la Cultura la Mercé fue inaugurada en abril del 1991, tras un extraordinario proyecto de rehabilitación, pero tal y como ha señalado el concejal de Cultura y Patrimonio, desde entonces el edificio “no ha contado con ninguna intervención importante para solucionar los problemas de sus instalaciones”.

El Museo arqueológico restaura 12 piezas
  • Los materiales recuperados pertenecen a las excavaciones y yacimientos de Sant Blai y Torre d’Onda

El edil de Patrimonio, Vicent Granel, y el arqueólogo municipal, José Manuel Melchor, han presentado la restauración de hasta doce nuevas piezas arqueológicas para el Museu Arquelògic Municipal de Borriana, tras cinco meses de trabajo finalizado con el proceso de restauración y limpieza.

El edil de Patrimonio, Vicent Granel, ha destacado el trabajo que se realiza desde el museo arqueológico para recuperar “parte de nuestra historia”, en este caso, “restaurando piezas que han sido de nuestros antepasados”.

Granel ha indicado que en total se han recuperado un total de 12 piezas prácticamente completas y también abundantes fragmentos de tinajas que, según ha explicado, “muy pronto van a enriquecer la exposición permanente del museo” porque según su parecer, “la base y la garantía de una buena protección del patrimonio es el conocimiento adecuado del mismo”.

Los trabajos de restauración se han desarrollado en el laboratorio de conservación y restauración de Museo Arqueológico de Burriana, a cargo de la restauradora-conservadora Rosa Serra. La actuación se ha centrado en los materiales recientemente recuperados de la excavación del entorno de la ermita de Sant Blai de Burriana: huesos, elementos de piedra, cerámica y conchas, dedicándose básicamente a la limpieza y consolidación de los mismos.

Igualmente, se ha intervenido en restos recuperados en Torre d'Onda, otro importante yacimiento burrianense, que ha aportado varias piezas cerámicas romanas importadas de la Campania, encontradas en las excavaciones de los años 70 y 80 del siglo XX.

Finalmente, se ha intervenido en un importante lote de fragmentos de cerámica ibérica, que se ha limpiado y consolidado, a la espera de que los materiales puedan ser analizados y estudiados.

También se han limpiado y consolidado los restos de objetos metálicos recuperados en la excavación de Sant Blai, donde destacan clavos, remaches y pequeños elementos de bronce, elementos en los que ha trabajado la restauradora-conservadora Mara Peiró.

 

  • Se trata de una actuación cofinanciada al 50 por ciento por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) en el marco de la Estrategia EDUSI del Programa Operativo de Crecimiento Sostenible 2014-2020

El Ayuntamiento de Burriana ha finalizado las obras de restauración y rehabilitación del entorno de Sant Blai que, con una inversión global de 465.000 euros, ha abarcado los trabajos de rehabilitación de las tres fachadas exteriores de la ermita, especialmente, las dos que han permanecido durante muchos años adosadas a viviendas, además de la iluminación nocturna y la rehabilitación de las fachadas colindantes con jardines verticales.

Previamente, se efectuaron los trabajos de conexión de agua basados en la instalación de las canalizaciones de desagüe necesarias para evacuar el agua de lluvia de la propia plaza.

Con un presupuesto de 430.000 euros para los trabajos de obra de la plaza y otros 35.000 euros para los trabajos de restauración y puesta en valor, se trata de, según ha indicado el concejal de Cultura y Patrimonio, Vicent Granel, “una de las inversiones más importantes” cofinanciada al 50 por ciento por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), incluida en la Estrategia EDUSI en el marco del Programa Operativo de Crecimiento Sostenible 2014-2020, para “rehabilitar la ermita de Sant Blai, la plaza anexa y la calle adyacente”.
Vicent Granel ha explicado que con esta iniciativa se ha conseguido “la recuperación de la historia a través del diseño de la nueva plaza, cuya entrada al 'Jardín del Hospital', que es como se denominará ahora el entorno de la ermita, se accede por una puerta de la fachada que representa el antiguo hospital”.

Respecto a la zona que ocupaba la banda de música, tal y como ha precisado el regidor, se ha colocado un cenador para realizar actividades culturales y musicales y se ha creado una fuente que tendrá “un especial protagonismo durante la celebración de la popular Font del Vi, eje de las celebraciones de la mañana del 3 de febrero durante la festividad de Sant Blai”.

El proyecto, realizado por el despacho de arquitectos el Fabricante de Spheras y la constructora Bluedec, ha conseguido, a juicio del edil, “fusionar la calle aneja con una escalinata que comunica con la plaza, en la cual se encuentran distintas zonas diferenciadas del antiguo jardín del Hospital, que era el edificio del hospital y la zona posterior de la ermita”.

Esta actuación, ha destacado, ha permitido recuperar “un espacio degradado de Borriana, y se ha convertido en una plaza que revitalizará la entrada a la localidad y al barrio que lleva el nombre de nuestro patrón, y que había estado olvidado hasta el momento”.

Ventanas arqueológicas

Gracias a las excavaciones arqueológicas iniciales, ha aclarado Granel, el proyecto original se modificó para introducir parte del yacimiento en el jardín actual. Para ello, ha explicado, se han creado “dos ventanas arqueológicas en las que se mostrará el pavimento del antiguo hospital, una de las habitaciones del mismo, y un pozo árabe también encontrado en la excavación”. Todo ello, además, irá acompañado de placas explicativas y divulgativas de los hallazgos, y lo que supone el proyecto que se ha realizado.

Apartado arqueológico

El jardín del Hospital comprende un complejo medieval que tiene sus orígenes en un barrio extramuros de la ciudad musulmana de Borriana, en el siglo XIV. El conjunto estaba compuesto por un hospital, una capilla bajo la advocación de Sant Blai, y un cementerio, un patio cerrado que hacía de jardín.

El jardín contaba con dos cementerios. El más antiguo data de la época medieval y estaba alrededor de la ermita, con soterramientos que podían estar aislados o en grupos. Durante las excavaciones se llegaron a encontrar hasta 30 enterramientos. No tenían ajuar, y solo estaban con sudarios. El cementerio estuvo en uso en los siglos XIII y XVI, y es posible que se abandonará debido a las crecidas del río, que acabarían tapando todo el cementerio.

En la parte trasera del hospital se situó otro cementerio, que estuvo utilizado en los siglos XVII y XVIII, puesto que a principios del XIX se prohibió enterrar a los difuntos dentro de la ciudad. Contaba con más de 40 cadáveres junto a restos de llaves. Los cuerpos estaban todos juntos, y a escasa profundidad del suelo del patio del hospital. Muchos de los enterramientos habían sido removidos y destruidos, debido a las obras de construcción de la ermita y del hospital en el siglo XIX.

Hay tres ventanas arqueológicas. En la primera se conserva el empedrado del hospital de época Moderna, con un desagüe y estructuras de baldosa del siglo XIX. Después contamos con una habitación de la época medieval, justo junto a la ermita y, por último, una zona arqueológica, de época moderna, y suelos del hospital del siglo XIX, donde se excavará todos los ejercicios para seguir el estudio de la zona.

Piezas arqueológicas

El jardín arqueológico de Sant Blai consta de importantes elementos constructivos antiguos del hospital y de la ermita que aparecieron durante la excavación arqueológica.

También se incluyen algunas lápidas de piedra calcárea gris de los siglos XVIII y XIX con las inscripciones muy desgastadas, que provienen del cementerio próximo de la iglesia de Salvador de Borriana; con ellas se pretende recordar el cementerio que existió aquí en Sant Blai durante los mismos siglos.


• LÁPIDA incompleta. Se puede leer el apellido “MONSONIS”.
• LÁPIDA completa. Se distingue el dibujo de una calavera.
• LÁPIDA completa, fragmentada
• CILINDRO DE PIEDRA. Del jardín del hospital de Sant Blai. Conglomerado de río con orificio central pasante.
• QUICIOS. De la fachada del antiguo hospital de San Blai. Caliza gris con agujeros para el quicio de la puerta.
• LÁPIDA incompleta. Se puede leer: “... 21 DE NOVIEMBRE DE 1792”, y el dibujo de una calavera.
• LÁPIDA. Se puede leer la fecha del mes de junio o julio de 1817.

REcreación visual de la torre musulmana restaurada
  •  El Museo Arqueológico de Borriana participa con esta iniciativa en las Jornadas Europeas de Arqueología

Un año más, el Museo Arqueológico de Borriana participa en las Jornadas Europeas de la Arqueología, esta vez con la presentación de la recreación virtual de la torre y gran parte de la muralla musulmana de la Abadia.

El concejal de Cultura y Patrimonio del Ayuntamiento de Burriana, Vicent Granel, ha explicado que “gracias al estudio de los restos arqueológicos que se realizó en su momento, se pueden hacer reconstrucciones virtuales de cómo sería la muralla”. Además, José Manuel Melchor, director del museo arqueológico, ha añadido “después de muchas semanas de trabajo, podemos diseñar como podría haber sido la muralla, antemuralla (o barbacana) y la torre del Racó de l’Abadia”.

Este año, las Jornadas Europeas de Arqueología (JEA) se han realizado en formato digital con la operación #Archeorama, del 19 al 21 de junio, con reconstituciones en 3D, reportajes, visitas virtuales o eventos, que todos los protagonistas relacionados con la arqueología ofrecen y en este formato permite descubrir la materia de manera más dinámica.

El Museo de Arqueología de Borriana participa con tres iniciativas: una visita virtual a los principales yacimientos del término municipal, unas fichas didácticas para los más pequeños y, por último, la presentación de la recreación virtual de la torre musulmana de la Abadia. Todo ello se puede consultar en la página https://journees-archeologie.fr/ de las jornadas europeas, a través de un mapa interactivo europeo que alberga el museo de Burriana.

Un total de dieciocho países participaron por primera vez en dichas jornadas en 2019, que cuentan con la organización desde 2012 del Ministerio de Cultura de Francia, España, el INRAP (Institut National de Recherches Archeologiques préventives) de Francia y el Instituto del Patrimonio Cultural de España.