El Ayuntamiento abre sus playas adaptadas a la pàndemia
Apertura de las playas  en el verano del covid19
  • El Ayuntamiento ha elaborado un plan de contingencia municipal individualizado frente a la Covid-19, en el que se establece las medidas necesarias para garantizar el uso seguro de sus playas
  • La Unidad de Policía de Playa, ha inaugurado hoy la Unidad de Vigilancia y Prevención Aérea (UVIPA) con un dron para el control del acceso, el aforo y el correcto cumplimiento del código de conducta por parte de las personas usuarias.
  • Se han dispuesto pasarelas dobles y estacas de separación, mientras que las duchas, los lavapiés y los juegos de las playas están precintados, y tampoco hay papeleras en la arena

El Ayuntamiento de Burriana ha abierto hoy sus playas al baño adaptadas a las nuevas exigencias derivadas de la pandemia y con todas las medidas previstas por el consistorio. Tras trabajar durante dos semanas contrarreloj para poner en práctica las recomendaciones de las autoridades sanitarias y desarrollar un plan municipal que garantizase las condiciones óptimas sanitarias y la seguridad en las playas burrianenses, en la situación de pandemia de la Covid-19.

Para ello, según ha destacado la alcaldesa de Burriana, Maria Josep Safont, el Ayuntamiento ha elaborado un plan de contingencia municipal individualizado frente a la Covid-19, en el que se establece las medidas necesarias para garantizar el uso seguro de sus playas.

Una de las novedades del uso de las playas este año viene marcada por la exigencia de distanciamiento social, como medida preventiva para evitar contagios. Precisamente, entre las acciones adoptadas en el municipio para la apertura hoy, la alcaldesa ha señalado las relativas a sistemas de control y ordenación del mediante el refuerzo de la vigilancia con una Unidad de Policía de Playa, fija y dotada con una moto quad, cuyo puesto está ubicado en la playa del Arenal frente al segundo entrador, y que cuenta además con una Unidad de Vigilancia y Prevención Aérea (UVIPA) con un dron, inaugurado hoy.

La Unidad de Policía de Playa es la encargada de controlar y supervisar que se cumplen las medidas de distanciamiento social y aforo, el correcto cumplimiento del código de conducta por parte de las personas usuarias y, también, de reforzar la información sobre las medidas de seguridad y la normativa.

Además, en las entradas de las playas de Burriana se han colocado carteles informativos y señalización, se han adecuado pasarelas de acceso dobles de entrada y salida, se han dispuesto estacas en la arena que determinan la distancia de seguridad y se ha establecido una franja libre de diez metros entre la orilla y las primeras estacas reservada para pasear.

Igualmente, se ha establecido un dispositivo de limpieza y desinfección continua, se ha decidido precintar las duchas, los lavapiés y los juegos de las playas para prevenir contagios, y tampoco habrá papeleras en la arena.

Al margen de las medidas ya en marcha del nuevo protocolo de seguridad y de las medidas de distancia social en las playas, se ha tenido en cuenta que se disponga también del servicio de salvamento y socorrismo, que se presta desde hoy.

Maria Josep Safont ha valorado positivamente la apertura de las playas en el municipio en la que ha primado “el trabajo sin pausa, el esfuerzo, la seguridad, la responsabilidad y la prudencia por encima de las prisas y la improvisación”, para poder adaptarlas con “todas las garantías y medidas para que nuestras playas sean espacios seguros” y con la prioridad de “garantizar la seguridad y la protección de la salud de la ciudadanía en las mejores condiciones”.

En esa línea, para la alcaldesa de Burriana, la puesta a punto de las playas del municipio ha cumplido con las expectativas, “por una parte, garantiza la calidad de nuestras playas y, por otra, contribuye a que vecinos y visitantes las puedan disfrutar con la máxima tranquilidad y con todas las garantías sanitarias posibles”.

Finalmente, Maria Josep Safont continúa llamando “a la prudencia y a la  responsabilidad individual y colectiva”, como la mejor herramienta “para conseguir paulatinamente volver a la normalidad, sin el peligro que supone una vuelta atrás”.