Burriana prepara sus playas para la desescalada

El Ayuntamiento de Burriana trabaja desde la pasada semana en la limpieza y adecuación de las playas del municipio para que, todas, presenten las condiciones óptimas sanitarias y de seguridad para su apertura al baño, prevista para el sábado 6 de junio, fecha en que se activará el servicio de salvamento y socorrismo.

La puesta en marcha este lunes de la Fase 2 del Plan para la Transición hacia una Nueva Normalidad, dará una mayor libertad de movimientos a la ciudadanía y también permitirá, entre otras cosas, el baño en las playas.

Sin embargo, el Ayuntamiento de Burriana, según ha anunciado la alcaldesa, Maria Josep Safont, abrirá sus playas al baño el día 6 de junio para, ha destacado, dotarlas de “todas las garantías y medidas para que nuestras playas sean espacios seguros” y con la prioridad de “garantizar la seguridad y la protección de la salud de la ciudadanía en las mejores condiciones y, sobre todo, para que los residentes, turistas y visitantes las sigan disfrutando con la máxima tranquilidad”.

Mientras tanto, el consistorio continúa trabajando en su puesta a punto “al cien por cien y con la máxima prudencia”, ha manifestado Maria Josep Safont, y también “se están revisando todos los protocolos, tanto estatales como autonómicos, para adaptarlos al ámbito municipal y activarlos cuando esté todo el dispositivo adecuado a las medidas adoptadas por las autoridades con motivo de la crisis sanitaria ocasionada por la Covid-19”.

Así, al margen de ultimar los detalles del nuevo protocolo de seguridad en las playas, y de las medidas de distancia social, se ha tenido en cuenta que se disponga también del servicio de salvamento y socorrismo, que se prestará desde el 6 de junio.

Entre las medidas que se adoptarán en las playas de Burriana, la alcaldesa ha señalado las relativas a sistemas de control y ordenación del aforo a través de drones y mediante el refuerzo de la vigilancia con una patrulla de la Policía Local fija en la playa, dotada con moto quad, para el control de acceso y aforo, y del correcto cumplimiento del código de conducta por parte de las personas usuarias.

Asimismo, se está trabajando en la colocación de pasarelas dobles de entrada y salida, en la señalización de las normas e información, campaña de concienciación, estacas de separación como medidas de seguridad para mantener la distancia social y en la desinfección continua.

Para Maria Josep Safont, la puesta a punto de las playas del municipio cumple un doble objetivo, “por una parte, garantiza la calidad de nuestras playas y, por otra, contribuye a que vecinos y visitantes las puedan utilizar con todas las garantías sanitarias posibles”.

En todo caso, la alcaldesa sigue llamando “a la prudencia y a la  responsabilidad individual y colectiva”, como la mejor herramienta “para ir consiguiendo una normalidad real sin el peligro que supone una vuelta atrás”.