Comienzan las tareas de preservación y mejora del Clot

El concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Bruno Arnandis, ha anunciado que el próximo 27 de enero comienzan las actuaciones del plan de preservación y mejora del Clot de la Mare de Déu. Se trata de actuaciones de restauración y mejora de la vegetación de ribera incluidas en el Plan Hidrológico del Júcar.

Los trabajos previstos consistirán en la restauración y mejora de la vegetación de ribera mediante la eliminación de especies invasoras, principalmente la caña americana (arundo donax), en varias zonas de la ribera y la repoblación de especies autóctonas.

Arnandis ha explicado que se trata de un plan puntual en dos fases y cuya primera se alargará durante, aproximadamente, dos meses que conllevará el cierre del acceso a algunas zonas del Paraje Natural en determinados días por motivos de seguridad.

En dicho plan participan la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), el Ayuntamiento, la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica y la fundación Limne que gestiona y coordina todas las actuaciones y tiene convenios con la CHJ para la custodia de zonas húmedas.

La primera fase desarrollada por la Confederación Hidrográfica del Júcar, consistirá en la eliminación de la caña de unas tres hectáreas de la ribera del Clot, que corresponden al Dominio Público Hidráulico (DPH), mediante el desbroce de su parte aérea y extracción de rizoma. Cuyos trabajos se desarrollarán en dos meses, puesto que en la actualidad existe presencia de masas de caña común, y otras invasoras, que empobrecen la diversidad de la vegetación de ribera.

El objetivo de este trabajo, ha señalado Arnandis, es “recuperar las zonas donde se está perdiendo la calidad ecológica ambiental, por lo que también se eliminarán especies alóctonas invasoras y árboles muertos, principalmente olmos afectados por la grafiosis, una enfermedad que esta asolando las olmedas de toda Europa desde los años 80, tal como indican dos informes técnicos, uno de ferrovial y otro de una asistencia externa.

Al respecto, el regidor ha destacado que el acondicionamiento hidrológico-ambiental de los cauces es una de las tareas “más costosas” de las encomendadas en la Ley de aguas de las Confederaciones Hidrográficas.

Posteriormente, el Ayuntamiento por su parte, ha precisado Arnandis, se encargará de la segunda fase, de la plantación con especies autóctonas y del control de rebrote de invasoras. Concretamente, del mantenimiento y de la repoblación de la zona con especies autóctonas propias de la ribera y provenientes de la cuenca mediterránea.

Estos trabajos de repoblación estarán cofinanciados en un 50 por ciento a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) en el marco del Programa Operativo Plurirregional de España, en la estrategia EDUSI.

Según han determinado, se ha calculado inicialmente una operación de repoblación del entorno valorada en 80.000 euros en diferentes fases, y se ha estimado un coste de, aproximadamente, 30.000 euros para este año destinados a los trabajos de repoblación de las zonas en las que se arranque la caña.

Respecto a las plantas autóctonas con las que se repoblará la zona, Arnandis ha indicado que son proporcionadas por el Centro para la Investigación y Experimentación Forestal (CIEF) de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica.

El responsable municipal del área ha manifestado que las actuaciones previstas tienen un doble objetivo: “preservar y mejorar la calidad ecológica y ambiental de la zona húmeda, donde se encuentra una gran variedad de poblaciones faunísticas y comunidades vegetales de gran interés y adecuar las zonas al uso poblacional”.

Finalmente, Arnandis ha agradecido a todas las partes su implicación en este plan puntual y en especial a la CHJ. Asimismo, ha recordado que el domingo 2 de febrero se celebra el Día Mundial de los Humedales, cuyo lema este año, ‘Humedales y Biodiversidad’, resulta “muy adecuado y en sintonía con esta actuación que consiste en recuperar la biodiversidad original de la ribera, sustituyendo a las especies oportunistas invasoras, puesto que la vegetación original mantiene una estructura variada que no la dan las oportunistas como el Arundo”.

Aprobados los presupuestos 2020 del Consorci del Millars

La Junta de Gobierno del Consorcio Gestor del Paisaje Protegido de la Desembocadura del Millars, presidida por la alcaldesa Maria Josep Safont y celebrada hoy en Borriana, ha aprobado las cuentas para 2020, que se elevarán a 270.000 euros.

Un importe, según ha explicado Safont, que equivale a la suma de las aportaciones de 90.000 euros por parte de la Diputació de Castelló y de los 60.000 euros  que destinan cada uno de los municipios que conforman el consorcio: Almassora, Borriana y Vila-real.

El presupuesto, ha precisado la alcaldesa y presidenta del Consorcio del Riu Millars, permitirá actuar en materia de gestión, porque el objetivo de los fondos “es la vigilancia de los usos y la protección del paraje a través del mantenimiento y el control del entorno, en definitiva, velar por la aplicación del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG)”.

En la reunión del Consorcio, además, se han establecido y acordado otros puntos, como la aprobación del pliego técnico y administrativo para la contratación del servicio de vigilancia y mantenimiento del paisaje, así como el inicio del expediente con una base de licitación de 184.000 euros y que como novedad incluye la contratación de una persona más para los trabajos.

También se ha acordado en la reunión de la Junta la elaboración de los pliegos para la adjudicación para la eliminación de la especie invasora del cañar en varias zonas del paisaje protegido del río y al que se destinarán alrededor de 60.000 euros.

Concretamente, ha indicado Safont, se trata de la retirada de las cañas mediante el desbroce de su parte aérea y posterior tratamiento químico para recuperar las zonas donde se está perdiendo la calidad ecológica y ambiental.

Trabajos que se van a centrar en las proximidades de la ermita de Santa Quitèria y en las lagunas del termino municipal de Almassora, en el Molí Paquero en el termino municipal de Vila-real y en el Pas de la Pila en el término municipal de Borriana.

De esta forma, ha explicado la primera edil, “se devolverá a la zona de actuación su estado original, con lo que mejorará su ecosistema y se propiciarán los procesos de nidificación de las aves y el uso poblacional de la misma”.

Las actuaciones previstas en la propuesta, según la alcaldesa de Borriana, tienen un doble objetivo: “preservar y mejorar la calidad ecológica y ambiental de la zona húmeda, donde se encuentra una gran variedad de poblaciones faunísticas y comunidades vegetales de gran interés.

El Consorcio del Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Millars está gestionado por los Ayuntamientos de Almassora, Borriana, Vila-real, la Diputació de Castelló y la Generalidad Valenciana.

A la reunión ordinaria de la Junta de Gobierno del Consorci del Millars ha asistido también el alcalde de Vila-real, José Benlloch, y representantes municipales de los tres municipios, de la Diputació y de la Generalitat.

Primer punto de recarga para vehículos eléctricos

El Ayuntamiento de Borriana está instalando el primer punto de recarga semirrápida de titularidad municipal para vehículos eléctricos, que inicialmente será gratuito para la ciudadanía y estará ubicado en la plaça de la Fira, según ha adelantado el concejal de Urbanismo y Sostenibilidad Medioambiental, Bruno Arnandis.

Esta iniciativa municipal, ha explicado, cuenta con un coste de 14.525 euros y está subvencionada al 80 por ciento, es decir con 11.620 euros, por la Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, a través del Institut Valencià de Competitivitat Empresarial (IVACE).

Arnandis ha indicado que la evolución hacia una movilidad sostenible es uno de los ejes prioritarios del equipo de gobierno y eso incluye el fomento de la movilidad eléctrica, por lo que el Ayuntamiento se prepara para ofrecer y facilitar a las personas la recarga de vehículos eléctricos en vía pública con el objetivo de apoyar al transporte “más limpio y eficiente”.

Además considera que esta infraestructura de recarga inteligente e interoperable, ayudará a “mejorar la economía local y fomentar el turismo, poniendo a Burriana en el mapa de los conductores de vehículos eléctricos”.

En ese sentido, ha señalado Arnandis, al ser un punto de recarga instalado en la vía pública, será posible su utilización por parte de cualquier ciudadano o ciudadana libremente. Además, este primer punto de recarga municipal semirrápida de hasta 22 kilovatios, permitirá recargar un coche en dos horas (con una hora se pueden recorrer 50 km.) y se podrán cargar dos vehículos al mismo tiempo.

Respecto a las características de la infraestructura de recarga, el regidor de Sostenibilidad Medioambiental ha concretado que dispondrá de un sistema de pago integrado físico (TPV) o telemático incorporado en la gestión de usuarios, que se podrá desbloquear por cualquier persona usuaria de vehículo eléctrico, sin intervención de terceras personas y sin necesidad de estar dado de alta previamente en ningún servicio, “aunque inicialmente estará desactivado”.

Para Bruno Arnandis la apuesta por el coche eléctrico significa, “apostar por el presente, por la responsabilidad, por la movilidad sostenible y por el compromiso con el medio ambiente”, asimismo, ha asegurado que la apuesta por el vehículo eléctrico y la movilidad sostenible representa “un desafío extraordinario a todos los niveles que no podemos ni queremos eludir.”

En el reto hacia la movilidad sostenible, ha matizado, el gobierno local debe sentar las bases para que el territorio “dé respaldo y cobertura a las necesidades que pueda plantear la movilidad urbana con criterios de sostenibilidad” y, al mismo tiempo, ha argumentado que la ciudadanía “tiene que comprometerse con las nuevas alternativas que la tecnología ofrece al transporte urbano y a su impacto en la salud de las personas y en el cambio climático.

Cabe recordar que el vehículo eléctrico supone una reducción de más del 65% de las emisiones de gases de efecto invernadero respecto a los vehículos convencionales, pasando de los 114,4 gCO2/km de un vehículo convencional matriculado en 2016 a los 36,1 gCO2/km para un vehículo eléctrico.

El próximo 24 de noviembre a las 10h en el Centro Polifuncional del Grao de Borriana (C/ Maestro Rodrigo, 4), se realizará una nueva sesión formativa del Proyecto Llúdria, con la colaboración de la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Borriana y la Fundación Limne.

Este proyecto, coordinado por la Fundación Limne, la Fundación Aguas de Valencia y la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambi Climático y Desarrollo Rural, tiene como objetivo dar a conocer el proyecto con una charla informativa sobre el mamífero y su rastro, para animar a crear nuevos grupos locales de rastreo de este animal en situación de amenaza.

Los voluntarios y voluntarias del proyecto están distribuidos por todas las comarcas, cartografiando la actual distribución territorial de la nutria, que está ganando territorio río a río. Las cuadrículas de Alicante y Valencia ya han sido rastreadas y es la zona de Castellón la siguiente en ser estudiada.

Durante la segunda mitad del siglo XX, la distribución territorial de la especie empezó a mostrar una disminución de la población a nivel nacional, con especial énfasis en la zona del Este del país. Esta reducción de efectivos durante este periodo ha estado asociada a distintas causas como la contaminación, la destrucción de su hábitat natural, la sobreexplotación, el descenso de las presas o el aislamiento poblacional. No obstante, en estas últimas décadas, ha empezado a mostrarse una recuperación significativa.

Este proyecto servirá para proponer las necesidades a las que la administración competente en materia de agua y biodiversidad llama “acciones correctoras”. El flujo de individuos a lo largo de los tramos fluviales que presentan discontinuidad ayudan a fomentar la creación de una infraestructura que consolida la recuperación y el establecimiento de unos nuevos núcleos poblacionales de ludrias en los ríos de la Comunidad Valenciana.

Burriana consigue ahorro energético  con dos proyectos edusi

El Ayuntamiento consigue un ahorro energético de 134.263 kwh anuales según los primeros resultados de las operaciones de eficiencia energética de dos proyectos de la Estrategia EDUSI en el municipio, adelantados por el regidor de Urbanismo y Sostenibilidad Medioambiental, Bruno Arnandis.

Concretamente, ha precisado que se trata de 87.509 kwh al año de ahorro energético en el mercado tras cambiar la cubierta y otros 46.754 kwh anuales estimados en la piscina, que traducido a euros, el ahorro energético “asciende a unos 13.500 euros al año” y respecto a la sostenibilidad ambiental supone “un total de 70 toneladas menos de emisiones de CO2”.

Estos datos vienen avalados por los estudios realizados en el marco de las Auditorías Energéticas que se están realizando en edificios públicos de la ciudad de Burriana.

Arnandis ha dado a conocer el informe relativo al cumplimiento de indicadores de productividad (C032, C034 y E001) en el marco de la operación sobre 'Mejora energética en infraestructuras e instalaciones públicas de Burriana', sobre las inversiones realizadas hasta la fecha, que han sido la sustitución de la cubierta del Mercado, la instalación de energía solar para agua caliente sanitaria en la piscina municipal y la mejora del alumbrado público en la avenida Jaime Chicharro.

El concejal ha avanzado que ya se puede informar sobre alguno de los avances en cuanto al cumplimiento de los indicadores de productividad sobre la reducción del consumo anual de energía primaria en edificios públicos. Así, tras la sustitución de la cubierta del mercado municipal, el ahorro obtenido ha sido de 87.508,99 Kwh al año, puesto que el consumo anual anterior era de 222.553,44 Kwh, y el consumo actual al año se sitúa en 135.044,45 Kwh.

En cuanto al ahorro anual previsto con la inversión realizada para la instalación solar térmica en las piscina municipal es de 46.754,47 Kwh, si bien, ha explicado Arnandis, “este valor aún es teórico debido a que actualmente la instalación únicamente suministra agua caliente a los vestuarios, quedando pendiente la conexión a las piscina”.

Respecto a la reducción anual estimada de gases efecto invernadero (TeqCO2/año), el responsable de Urbanismo y Sostenibilidad Medioambiental ha indicado que aplicando el factor de conversión recomendado en la guía de indicadores del Eje Urbano de 31 de mayo de 2019 (0,521 kgCO2/Kwh), “el valor obtenido hasta la fecha para el indicador C034 es de 45,59 TeqC02/año”, lo que significa “un total de 70 toneladas menos de emisiones de CO2”.

Finalmente, respecto a la inversión realizada para la mejora del alumbrado público en la Av. Jaime Chicharro, que afectaría al cumplimiento del indicador de reducción del consumo anual de energía primaria en infraestructuras públicas, “los ahorros conseguidos se encuentran todavía en fase de estudio”, ha aclarado Arnandis.

La 'Ruta residuo cero' finaliza en Burriana

La ciudad de Burriana ha sido el final de etapa de la 'Ruta al Residuo Cero', un viaje en bicicleta desde Guadalajara realizado por un grupo de estudiantes y sus monitores con el reto de demostrar que el residuo cero es posible

Se trata de una iniciativa organizada por la asociación ecologista madrileña Mar de Tierras, en la que han colaborado el Ayuntamiento, el IES Jaume I, y el Agrupament Escolta Borriana, con el objetivo central de concienciar a las personas de la importancia de introducir el hábito del consumo responsable y no producir residuos que perjudican nuestro entorno.

Vecinos y vecinas de la localidad, estudiantes y profesorado del IES Jaume I y jóvenes de l'Agrupament Escolta Burriana recibieron al grupo ecologista en la zona marítima y les acompañaron a realizar el último tramo del trayecto hasta el final de etapa en la plaza de la Mercé, donde el concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Bruno Arnandis, y el de Educación, Joan Ramón Monferrer, les dieron la bienvenida al municipio.

En este final de etapa, los representantes del grupo ecologista Mar de Tierras explicaron el proyecto y agradecieron el recibimiento, y los profesores del colegio también lo expusieron pero desde una perspectiva pedagógica. Los chicos y chicas protagonistas del proyecto compartieron su experiencia de forma muy emotiva y consideraron la experiencia “muy positiva”.

Así, manifestaron que tras su vivencia en la búsqueda de alternativas más respetuosas con el medio ambiente y hábitos de consumo más cuidadosos con la naturaleza, han resuelto que “se puede vivir sin plástico”, y que un cambio de modelo “es posible” y, también, que el residuo cero “es un reto alcanzable”.

En la Ruta al Residuo Cero, desde Guadalajara hasta Burriana, han participado un grupo de unas veinte personas, miembros de la asociación y estudiantes de Escuela IDEO de entre 11 y 14 años, que han realizado este peculiar viaje en bicicleta durante ocho días, con el propósito de no producir residuos a lo largo de todo el trayecto.

El final simbólico de este singular viaje ha sido en Burriana, una ciudad con mar, un destino compartido desgraciadamente con la mayoría de los residuos plásticos que pueblan nuestro entorno y que acaban en el mar, con las nefastas consecuencias que ello conlleva.

Burriana acogerá el final de la "ruta de residuo cero'

Con el reto de demostrar que el residuo cero es posible, el próximo sábado, 5 de octubre, la ciudad de Burriana acogerá la etapa final de la 'Ruta al Residuo Cero', una iniciativa organizada por la asociación ecologista madrileña Mar de Tierras, con el objetivo central de concienciar a las personas de la importancia de introducir el hábito del consumo responsable y no producir residuos que perjudican nuestro entorno.

Vivir sin plástico, buscar alternativas más respetuosas con el medio ambiente, sensibilizar al público acerca de hábitos de consumo que sean más respetuosos con la naturaleza y, por el camino, mostrar que un cambio de modelo es posible, son algunas de las metas de un original proyecto que, de una forma vivencial, manifiesta que el residuo cero es un reto alcanzable.

Desde Guadalajara hasta Burriana, la Ruta al Residuo Cero la realiza un grupo de unas veinte personas, miembros de la asociación y estudiantes de Escuela IDEO de entre 11 y 14 años, y consiste en una ruta en bicicleta de ocho días, con el propósito de no producir residuos a lo largo de todo el trayecto.

El final de este singular viaje coincidirá simbólicamente con un lugar con puerto de mar, un destino compartido desgraciadamente con la mayoría de los residuos plásticos que pueblan nuestro entorno, con las nefastas consecuencias que ello conlleva.

Mediante este proyecto se pretende denunciar el uso excesivo de plásticos en envases, el sistema de explotación de recursos que inclina a la sociedad a la acumulación de residuos en muchos casos no gestionados correctamente, tanto orgánicos como inorgánicos, y que están conduciendo al deterioro de los ecosistemas naturales y la pérdida de biodiversidad.

Con el propósito de crear un impacto en la sociedad y aprovechar el poder de visibilización de la vivencia, e invitar a reflexionar sobre la experiencia como motor de cambio para alcanzar el residuo cero, animan a la ciudadanía de Burriana a recibirles, a conocer la experiencia y a participar en este proyecto y de esta forma poner un granito de arena en la construcción de una sociedad más sostenible.

Así, las actividades previstas para su llegada el sábado, 5 de octubre, empezarán a las 18.30h en el camino Serratella, junto al restaurante Brisamar, que será el punto de encuentro para acompañarles hasta el centro de Borriana.

Cualquier persona que esté interesada en participar puede acudir con su bicicleta para realizar el último tramo del trayecto junto al colectivo ecologista. Aproximadamente, a las 19h será el final de etapa en la plaza de la Mercé, donde los protagonistas y las protagonistas de este proyecto podrán explicar su experiencia.

En la iniciativa colaboran el Ayuntamiento, el IES Jaume I, que los acogerá durante su estancia en Borriana, y el Agrupament Escolta Borriana, que también los recibirá esa tarde.


El domingo jornada de voluntariado medioambiental de limpieza de rios

El concejal de Sostenibilidad medioambiental, Bruno Arnandis, ha anunciado que el Ayuntamiento se sumará a la histórica campaña de voluntariado ambiental 'Mans al riu' de la Fundación Limna, entidad sin ánimo de lucro enfocada a la restauración de ecosistemas mediante la participación ciudadana.

Se trata, ha explicado, de una jornada de limpieza de ríos que se organiza a la vez en varios municipios y que pretende visibilizar “el estado de nuestros ecosistemas y hacer una gestión responsable de nuestros residuos”.

Por ello, Arnandis ha animado a la ciudadanía del municipio a “sumarse a la acción” y colaborar en “la conservación y mejora de nuestros ecosistemas del río” y también a “frenar en la medida de lo posible las prácticas que lo degradan ”.

Con la intención de colaborar en la resolución del problema de los residuos degradantes en los ríos, durante el transcurso de la jornada los monitores informan a las personas participantes sobre el destino que corresponde a cada residuo, dando también detalles de la recogida municipal.

Todas las personas que quieran unirse a esta actividad, “comprometida y solidaria con el medio ambiente”, ha aclarado el regidor, tendrán que acudir el domingo 29 de septiembre, a las 10h, a la Torre del Mar, desde donde se accederá a la zona de actuación.

La organización, con el propósito de proveer todo el material necesario, ruega inscripción previa por mail (participa@limne.org) o teléfono (654 076 533).

Esta campaña, que se celebra una vez al año, cumple en 2019 su décima edición y, siguiendo el espíritu de años anteriores, pretende crear conciencia en la ciudadanía sobre la necesidad de atender al estado de nuestros ríos frenando, en lo posible, las prácticas que los degrada.

Desde Limne señalan que cada año se recoge de los ríos decenas de neveras, neumáticos, bombonas de gas, muebles u otros trastos que no deberían encontrarse en los espacios naturales, gracias al patrocinio de Global Omnium y Ecovidrio y a la colaboración de los ayuntamientos que se han sumado a esta histórica campaña de voluntariado ambiental.

Además de a Borriana, la campaña 'Mans al riu' llega este año a otros municipios de la Comunitat Valenciana como Albalat de la Ribera, Alborache, Alfarb, Algemesí, Altea, Alzira, Beniarbeig, Bétera, Canals, Carcaixent, Carlet, Catadau, Catarroja, el Verger, Gandia, Guardamar de Segura, L'Alcora, L'Alcúdia, La Eliana, La Pobla de Vallbona, Llombai, Manises, Ondara, Quart de Poblet, Sot de Chera, Sueca, Villalonga, Jijona y Yátova.